rayun
Publicado: Martes 20 de Junio de 2017 Por: Sicot

Para esta institución sin fines de lucro ubicada en la comuna de La Reina en Santiago, la inclusión está en su ADN, y donde su capital humano se ha preocupado en estos 5 años de vida en ayudar y educar, con las herramientas y asesoría adecuada, a preparar a sus alumnos para los nuevos desafíos de una sociedad cada vez más digital.

La Fundación Rayün Down nace del deseo de un grupo de padres y apoderados de niños y niñas con Síndrome de Down, de crear un espacio con una visión renovada hacia su participación, como también de ayudar a otros pares en el largo camino de entregar las herramientas necesarias para hacer florecer (Rayün en mapundungun) todas las potencialidades de los niños y niñas, para que ellos, por sus propios medios, puedan entregar sus frutos a la sociedad.
“Nosotros iniciamos nuestras actividades en marzo de 2012, y en estos cortos años nos hemos consolidado como una institución reconocida en la atención temprana de niños con Síndrome de Down, donde hemos ido cambiando las metodologías tradicionales de educación, por procesos más modernos, tecnológicos, y de inclusión, que puedan ser un pilar más enriquecedor para todos los niños y niñas con Síndrome de Down”, comenta Carla Barra, directora educativa de la Fundación Rayün Down.
Así, han establecido redes de trabajo con otras instituciones, lo que les ha permitido fortalecer su proyecto, con un modelo muy sistémico de desarrollo, para mejorar la calidad de vida de niños que presentan esta condición, basados en un trabajo fundado en los planteamientos de la Convención Internacional de Derecho de las Personas con Discapacidad.

Trabajo paso a paso, pero con dedicación.
Todo el grupo de profesionales que trabaja en la Fundación, ha ido aportando un granito de amor para que día a día mejore no sólo la infraestructura, sino también mejorar las herramientas para preparar a sus niños para nuevos desafíos, sobre todo a menores en educación temprana, desde bebés hasta educación escolar básica.
Una vez establecidos, explica la directora, se vieron en la necesidad de ver y analizar cómo mejorar la alfabetización digital de los niños con Síndrome de Down y prepararlos con nuevas herramientas educativas. “Por esta razón descubrimos, postulamos, y ganamos un fondo concursable de la “Fundación Descúbreme” el año 2014, y diseñamos nuestro primer proyecto de alfabetización digital llamado “Conectarte” para los niños de educación temprana de nuestra institución. Pero para complementar nuestro proyecto buscamos un partner TI, que supiera y tuviera la mirada y visión de la inclusión digital para los niños y estudiantes con alguna discapacidad, y SICOT nos pareció una propuesta que cumplía con estos requerimientos, y la verdad fue la mejor decisión que tomamos y hasta el día de hoy valoramos”, destacó la directora.

“El apoyo de SICOT ha sido enorme, porque no fue solo una empresa que instalo equipos, sino que se comprometió con los niños y profesionales, y nos han ido capacitando, apoyando y asesorando desde el primer día en cada una de nuestras etapas”

Carla Barra, directora educativa de la Fundación Rayün Down.

Gracias a esto pudieron unir tres áreas centrales en las que se basó “Conectarte”: La condición de Síndrome de Down, en etapa de educación temprana, y con uso de nuevas tecnologías, algo muy difícil no solo de encontrar en Chile, sino también en Latinoamérica.
A nivel de hardware adquirieron notebooks tablets, proyectores y pizarras digitales. “Así con esta experiencia ganada en equipo el año 2015 ganamos otro fondo de la Municipalidad de la Reina con la cual pudimos adquirir nuestra primera mesa digital con la ayuda de SICOT. Y el año pasado volvimos a ganar otro fondo de la comuna donde implementamos nuestro nuevo proyecto piloto “Rayün TIC”. En el cual, SICOT donó una cámara digital, la cual permite documentar resultados, los cuales podemos compratir con otras entidades y ser un modelo referente.
Por su parte, María Soledad Cruzat Varela, Gerente Desarrollo SICOT, destaca que su empresa pudo ver en ellos un gran equipo de profesionales, los cuales necesitaban de tecnología avanzada interactiva para poder acortar las brechas de aprendizaje en los niños y niñas de la institución. “La Fundación antes de nuestra llegada no tenía tecnología interactiva, por tanto, la inclusión de proyectores y pantallas interactivas ha sido fundamental para el desarrollo cognitivo, social y de lectoescritura de niños y niñas, y estamos orgullosos de aportar nuestra experiencia”, señalo la ejecutiva.

La tecnología fortalece la inclusión de los niños
En la fundación si bien la atención temprana estaba cubierta, querían ver como se hacía extensivo el apoyo a sus alumnos que ya están asistiendo a colegio formales con proyectos de inclusión en distintos niveles de la educación pre-básica y básica, por eso crearon el taller “Rayün TIC”, con apoyo de educadoras diferenciales y fonoaudiólogos, para mejorar la lingüística de los niños y ayudarlos en su alfabetización tanto escrita como oral.
“Fue así que ganamos otro fondo el 2016 para ampliar el piloto de “Rayün TIC”, el cual nos ayudara a tener dos talleres para niños de Pre Básica, por un lado, y un segundo grupo, de Primero y Segundo Básico, que se iniciaran a partir de mayo del presente, y así poder consolidar aún más nuestro proyecto como un aporte real a la “Alfabetización con Equidad”, destacó Carla Barra.
“El apoyo de SICOT ha sido enorme, porque no fue solo una empresa que instalo equipos, sino que se comprometió con los niños y profesionales, y nos han ido capacitando, apoyando y asesorando desde el primer día en cada una de nuestras etapas. Encontrar un partner así, es muy difícil en esta área y donde ellos se sienten como un equipo formador dentro de la Fundación. Además, el capital humano de nuestros profesionales se incorporó en un 100% en estas etapas”, recalcó.

“Hoy la Fundación Rayún Down es un modelo ejemplar a seguir, ya que está acorde a los estándares de Canadá, quienes tienen los mejores resultados en inclusión educativa”,

María Soledad Cruzat Varela, Gerente Desarrollo SICOT.

Hoy los niños y niñas rayuninos entre las actividades que realizan utilizando materiales de uso cotidiano, se considera como complemento el utilizar computadores, tablets y tecnología interactiva provista por SICOT, con un perfil personalizado para cada niño, donde aprenden muy dinámicamente con los contenidos.
Levantar esta línea de trabajo institucional asociada a la “alfabetización digital”, donde fundación Rayün Down ha sido pionera a nivel nacional e internacional, refleja cómo se puede avanzar en los procesos educativos, de participación, autonomía e inclusión socias, acercando a los niños y niñas con sindrome de down a una realidad actual, siempre con el acompañamiento de profesionales que tienen plena claridad hacia donde se dirige el foco de su acción, innovando en mirada y metodología, donde además se suma a las familias a colaborar de este trabajo.
Finalmente, María Soledad Cruzat Varela, destaca que pudieron traer en este proceso de acompañamiento a Rayün, a un doctor experto en tecnología de España, el señor Sergio Cabezas, con quien la Fundación también pudo trabajar de cerca con él, y así ellos convertirse en un modelo ejemplar.

“Hoy la Fundación Rayún Down es un modelo ejemplar a seguir, ya que está acorde a los estándares de Canadá, quienes tienen los mejores resultados en inclusión educativa. Así también, la mediación tecnológica para el cumplimiento de objetivos y acortar las brechas de aprendizajes es fundamental, siempre que se sepa usar y sean guiados en el uso de estas herramientas. Y este ha sido nuestro compromiso siempre: acompañar a nuestros aliados en todos sus procesos involucrándonos en cada etapa”, puntualizó la ejecutiva.